Entre Suspiro y Suspiro

El Restaurante


La tradición es una herencia cuya riqueza saboreamos entorno a la mesa. Así, nuestros abuelos dejaron su casa, cruzaron el mar y en el sabio corazón de la Madre-Tierra sembraron este árbol familiar que ahora vuelve trasplantado para dar nuevos frutos. Porque somos lo que comemos y nuestro pan es cocina de dos mundos.

Entre Suspiro y Suspiro

Esta casa abrió sus puertas en el año 1993. Originalmente ubicados en la Plaza de la Marina Española, pequeño elegante y con paredes ilustradas por pinturas de artistas mexicanos, que se veían rodeadas por botelleros de tequila de las más diversas formas.

La familia Castañeda, propietarios, decidió mudarse a un local más amplio pero sin perder el encanto detallista que caracterizaron al restaurante. Un antiguo caserón en plena Plaza de Ópera guarda con recelo desde hace años las recetas y sabores que se han plasmado en cada uno de los platillos, alta cocina mexicana, bien llevada e innovadora también, sin banalidades folklóricas, de raíz popular con elaboración refinada.

Adrián Castañeda ha sido el maître desde siempre, generoso con sus clientes y conocedor de su alta cocina, le acompañará para que su estancia sea siempre la más agradable y sensata. Su tequilería es, más bien, un museo del de Agave, con más de 1500 botellas, ni más ni menos, la más grande colección en el continente.